ver "el Palacio" ver "el castillo" ver "la chiesetta" ver "il parco" ver "la casa de Nonino"
la portada un intento antes de llegar llegamos
i Baschera i Nonino i Pirzio-Biroli la historia sigue
        ver el árbol genealógico


Dos hermanos Baschera: Uria y Manlio, (hijos de Angelo Lino Baschera y Alba Freschi, de Tavagnacco), contrajeron matrimonio con dos hijas de los Nonino, Livia y Amelia respectivamente.
Amelia y Manlio partieron junto con su hijo Dino para la Argentina antes de la segunda guerra mundial.
Como Uria servía en el comando de sanidad en Africa, Livia quedó viviendo con sus padres en Brazzá. Uria volvió antes de terminada la guerra enfermo de Malaria.
Fey recordaba en nuestra visita a Brazzá que Uria era un hombre con una salud debil por esos años. Uria falleció en Buenos Aires en 1957 afectado por este mal.
- Su hijo mayor Bruno se casó con Laura Puzzovio, y de este matrimonio nacieron mis primos Fulvio y Sandro. Laura falleció en 1983 y Bruno falleció en 1986.
La nonna Livia falleció en 1989.
- Su hijo menor Lino Silvano se casó con Susana Reisinger, y tuvieron 2 hijos: yo Eduardo, y mi hermana Claudia.
Papá falleció en 1997.
- Dino (hijo de Manlio y Amelia) se casó con Ester Intriago, y tuvieron dos hijos: Fabián y Diego.
Dino falleció en 1996.

Uria y Manlio tenían más hermanos, entre ellos una religiosa, que quedaron en Italia. El tío Manlio siempre me decía que los Baschera provinieron originalmente de Montenegro. El resto de esta historia, hay que recuperarla y escribirla.

Fotos de mi abuelo Uria de la época de la guerra


Pasaportes de Uria, Livia y Papá
(al se menor de edad debía figurar con su madre)
y el pasaporte de Nonino

Los Baschera de Fagagna

Fagagna es una localidad a 5 Km.de Brazzá, construida alrededor de un castillo que data de la misma época.
Cuando investigué sobre dónde hospedarnos con mi señora Noemí, encontramos que había un Hotel "Baschera" en esa ciudad. Aunque no nos alojamos ahí, fuimos a conocerlo y tuvimos la oportunidad de tomar un café con su dueño Marcelo Baschera para indagar sobre un posible parentesco.
El señor Marcelo sabía que a principios del siglo XX parte de la familia emigró a Argentina, y por los datos que recordaba suponemos que fue específicamente a Córdoba. Pero no conocía ninguno de los nombres que yo le comentaba, aunque me confió que el sabía que en el pasado sus antepasados provenían de Brazzaco.
Baschera en Argentina somos mi hermana Claudia y yo, mis primos Fulvio y Sandro -hijos de mi tío Bruno que se radicaron en la provincia más austral de Argentina, Tierra del Fuego
-, y mis primos Fabián y Diego, hijos de mi tío Dino.
No hay nadie más con este apellido en la familia (salvo nuestros propios hijos). Pero sabemos que está Sergio Baschera, un arquitecto en la ciudad de Rosario, y recientemente se puso en contacto con mi hermana Claudia, Natalia Baschera con quien estamos tratando de descubrir cómo nuestras familias están relacionadas.
Gracias a Fabián Baschera pude entrar en contacto con Roberto Liva, de Plaino; nieto de una hermana de Manlio y Uria quien tiene elaborado un árbol genealógico que estoy ansioso de volcar en estas páginas.

Gracias al Sr Irno Franco Burelli *, presidente del Fogolar Furlan Mar del Plata y muy amigo de Ettore Persello que me prestó amablemente un libro impresionante “Fagagna in Soffitta” (Fagagna en el desván) pude rescatar otra parte de historia de aquellos Baschera de Fagagna.
Escribe Elisabetta Brunello Z. en “Fagagna in soffitta”:” ...Un personaje que quizás merece ser mencionado aparte y con más espacio es “Dolfo Baschere” (Adolfo Baschera), el propietario original de la hostería que aún hoy lleva ese nombre. Delgado y alto, usaba grandes bigotes que le daban un aire de artista que lo caracterizaba. Su nombre está ligado sobre todo a las primeras carreras de asnos de las que fue promotor y organizador.
La imagen que tenemos de él es esa de un robusto joven montado en una bicicleta, una de las primeras, con la rueda delantera más grande que la trasera. Se dice que fue uno de los primeros, sino el primero en Fagagna en aventurarse sobre aquel “moderno” y temerario ingenio,
Hablando de él, viene a la luz un mundo colorido y hoy desaparecido completamente: la hostería Baschera con su “aparcamiento” de madera para caballos (una vuelta se incendió y Dolfo lloraba mirando las ruinas), la máquinola de música en la que había que introducir 20 centavos; la sala Eden para grandes fiestas de baile sobre la hostería; la “trattoría” que inundaba de aroma a comida de la señora María Baschera el patio rebosante de gente los días de mercado (los domingos por la noche llegaban los comerciantes toscanos para el mercado de los días martes y se alojaban aquí para armar sus puestos a tiempo); la hostería de la señora Bin, de un tono más elevado, frecuentada por clientes selectos, situada frente de Baschera, donde hoy existe una perfumería....
(*) Por si hubieran dudas sobre aquello de "el mundo es un pañuelo", el Sr. Burelli está emparentado con los Savorgnan dei Cergneu que habitaban en el castillo de "Brazzá Inferiore" a pocos metros del Castillo que nos ocupa.
 
Dolfo Baschera en 1896, y la locanda Baschera a principio de siglo