ver "el Palacio" ver "el castillo" ver "la chiesetta" ver "il parco" ver "la casa de Nonino"
la portada un intento antes de llegar llegamos
i Baschera i Nonino i Pirzio-Biroli la historia sigue

El recibimiento que tuvimos fue hermosísimo. Muy cálidos los dos, vieron con mucho interés todas las fotos que en nuestra computadora, y les dejamos algunas en papel que querían conservar. No nos dejaron ir. La señora Fey quería que fuéramos a buscar nuestras valijas y nos quedáramos allí con ellos. La convencí de que no era necesario ya que al otro día debíamos partir, pero estuvimos con ella casi todo el día. Nos invitó a almorzar, y nos llevó a conocer hasta el más mínimo rincón de “il Castello”, “il Palazzo”, y “la Chiesetta”. Nos contó innumerables historias sobre su epopeya y la de Corradino y Robertino; también sobre Pina y Nonino. Recordaba perfectamente a Uria, Livia, el tío Bruno y Papá.

Grande es el cariño que guarda en su corazón para Nonino, y no es para menos.
Por ejemplo en esto que nos contaba. Recordemos que Fey había sido hija del embajador de Alemania en Italia, sin embargo cuando ella llegó para vivir en Brazzá, las reglas de protocolo eran tan estrictas (ver "los Pirzio Biroli), que excedían su propia experiencia. ..."Pero por suerte ahí estaba Nonino siempre a mi lado que me ayudaba y entre dientes, como un ventrílocuo me decía: ... con el otro cubierto..., Ahora no... esperá..."

Y además, en la epopeya que marcó la vida de los Pirzio Biroli, Fey nos confió que Nonino casi se hace matar para que los Nazis no se la llevaran a ella de Brazzá (como se puede ver en la película de la RAI "I Figli Strappati")

Invito a compartir conmigo la infinita amabilidad de Fey y Roberto, alguna de esas historias, y a conocer Brazzá como tuve la fortuna de conocer de su cálida mano, haciendo “click” links que están arriba de la página.


 
 

continuar ->
<- volver a "llegamos"