volver a "el palacio"

En un momento de nuestra visita, la señora Fey comenzó su relato diciendo:
" Hubo muchas diferencias entre la ocupación de los Nazis que tuvimos en Brazzá y de los Ingleses. Si bien los alemanes eran estúpidos, también eran decentes y respetuosos, cosa que no se puede aplicar a los ingleses, que “hicieron desaparecer” muchas cosas de valor de la Villa.
Detalmo conservaba una silla de nogal que estuvo en Brazzá desde no se sabe cuándo y que era la predilecta de su abuelo.
Cuando los ingleses dejaron la Villa se establecieron un tiempo en Udine.
Entonces me dí cuenta que se habían llevado la silla del nonno Detalmo; así que sabiendo que todavía los iba a encontrar en la ciudad, le dije a Nonino: - Nonino, traé el automóvil que vamos a rescatar la silla de Detalmo-, y si bien Nonino era un hombre muy valiente, en ese momento me dijo: - Pero señora, qué necesidad hay de ir a buscar esa silla; usted es alemana, ellos ingleses, ya estuvo cautiva por esta guerra. ¿Es realmente necesario?

Yo sabía cuánto Detalmo quería esa silla por quien la había poseído antes, así que no podía dejar que se quedara sin ella. Fuimos al Cuartel que habían establecido, me presenté ante el comandante, y con la mejor diplomacia que había incorporado desde niña, le dije que era probable que por equivocación se hubieran llevado ... esa silla en la que está usted sentado en este mismo momento!!! No sé si es que me vió tan decidida o qué fué lo que le pasó por la cabeza, que me pidió disculpas, y me dijo que enseguida, haría que me la llevaran a casa. A lo que respondí tomando yo misma la silla, que pesaba como un demonio: ¡No se moleste yo misma me la llevo!!!
En ese momento de nuestra visita estábamos justo en el estudio de Detalmo Pirzio Biroli, la señora Fey giró y me dijo: -Esa es la silla.
"

Se la puede ver en la foto superior.
En el cuadro de la izquierda se la puede apreciar representada en el retrato del Nonno Detalmo.
En palabras del propio Pirzio Biroli en su libro:
“ ... se lo ve retratado en Brazzá, debe ser invierno por el saco de piel que tiene puesto...”