ver "el Palacio" ver "el castillo" ver "la chiesetta" ver "il parco" ver "la casa de Nonino"
la portada un intento antes de llegar llegamos
i Baschera i Nonino i Pirzio-Biroli la historia sigue

Dónde está Il Castello di Brazzá?

Vista del parque.
Al fondo el castillo rodeado por los cipreses,
y el muro de la fortificación cubierto de vegetación.
A la derecha, la Capilla de San Leonardo

La bisnonna Pina
tio Bruno,
el nonno Uria,
Papá, la nonna Livia
y el bisnonno Nonino en Brazzá, 1946.
Una de las últimas
fotografías de
Pina


Lo que sabíamos de pequeños

Papá nació en el Castillo de Brazzá. Su abuelo Giuseppe Nonino fue el mayordomo del castillo durante 60 años. Nonino era además el "cochero" y tenía a su cargo el cuidado general de la casa y toda la finca de Brazzá.
Toda la familia, pero principalmente mi abuela Livia (hija de Nonino), Papá y el tío Bruno contaban historias de ensueño sobre Brazzá ya que ellos junto a mi abuelo Uria y mi bisabuelo Nonino, (a quienes no conocí) fueron de toda la familia, quienes más vivieron Brazzá -foto de la derecha-.
El Antiguo Castillo del Medioevo, el palacio del siglo XVIII, la Iglesia de San Leonardo, Pietro Savorgnan de Brazzá y sus expediciones al Africa, la Condesa, la Condesina, Detalmo, fueron imágenes que alimentaron mis sueños de aventura desde pequeño.
Pero hubo una historia particular que vivieron mientras estaban en Brazzá, la que más seriamente contaban.
¡Y no era para menos!

Detalmo, el hijo de la Condesina estaba casado con Fey Von Hassell, hija del Embajador del Tercer Reich en Italia, Ulrich Von Hassell quien en 1944 formó parte de la conspiración que casi termina con la vida de Hitler en Berlín. Fué llevado a juicio y ejecutado de inmediato.
La Gestapo tenía una base en el Castello di Brazzá, y se llevaron a Fey y a sus dos pequeños hijitos a Berlín. Fey fue trasladada por varios campos de concentración y separada de los niños hasta que 8 meses más tarde fue liberada, pero no encontró a sus hijitos donde los Nazis le habían prometido que estarían. Finalmente la madre de Fey fue la que meses más tarde los encontró en Insbruck. Por su corta edad, Robertino, el más chico de los hermanos casi no recordaba a su familia. Es así que cuando se le mostraron fotos de Brazzá, lo que primero reconoció fue a Mirko, el caballo blanco con el que Nonino los llevaba a jugar. Los chicos volvieron a casa.
Aún hoy, los vecinos del castillo, recuerdan la fiesta que se hizo en Brazzá para celebrar el reencuentro de Corradino y Robertino.

Como los otros hijos de Nonino habían emigrado a Argentina antes de la guerra, con la muerte de Pina en 1946 Nonino, Livia y Uria deciden venir a Buenos Aires con Bruno y Silvano (papá).
Nunca volvieron a Brazzá, y la comunicación por carta con los Pirzio-Biroli en un primer momento fue contínua, pero se fue espaciando hasta discontinuarse.

Apuntes recientes

Hace más de 15 años un amigo de papá de apellido Lanzi viajó a Friuli y una noche en una cena, alguien se le aproximó diciéndole que hacía mucho tiempo que estaba tratando de encontrar en Argentina, una familia de apellido Nonino o Baschera. Trazaron relaciones y aquel que se le acercó le dejó una tarjetita para que Papá le escribiera. Era Roberto Pirzio Bíroli, el más pequeño de aquellos dos hermanitos. En aquel momento, a Papá le resultaba doloroso escribirle para contarle que de todos aquellos que “Robertino” había conocido, sólo quedaba Papá. Así que no lo hizo.
Papá falleció de repente en 1997, y el destino hizo que yo guardara esa tarjetita.

Cuando en julio de 2006 tuve la confirmación de mi viaje a Europa, no quise perder la oportunidad de conocer Brazzá, y si también me ayudaba el destino poder conocer también a Roberto Pirzio Biroli.
Hice una búsqueda en la web, y al no encontrar ningún mail, escribí a la misma dirección de aquella tarjeta.

continuar ->

Nonino a las riendas de la calesa tirada por el caballo Mirko.
La pasajera es Ilse Von Hassell, madre de la señora Fey.